Fitofortificantes

Nuestro Compromiso Ambiental

Aire

Agua

Suelo

Biodiversidad

Derrames

Residuos

Economía Circular

Trabajamos por un futuro más sostenible

 

Agua

Realizamos una gestión responsable de los recursos hídricos para reducir su demanda y preservar su calidad

Suelo

Realizamos una gestión responsable de los recursos del suelo para preservar su calidad y optimizar la macro- y microbiota edáfica. Comprendemos el suelo como un ser vivo al que hay que preservar y cuidar.

Aire

Apostamos por energías más sostenibles y minimizamos las emisiones de nuestras operaciones.

Biodiversidad

Contamos con Planes de Acción que se adaptan a las condiciones de cada entorno.

Derrames

Desarrollamos y actualizamos nuestros mecanismos de prevención y control a través de tecnologías pioneras.

Residuos

Trabajamos para mejorar la gestión de residuos a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros procesos.

Economía circular

Apostamos por este nuevo modelo de producción y consumo y lo incorporamos en nuestra Empresa.

 

 

 

 

AGUA

 

Gestionamos el agua de forma responsable

Desarrollamos una gestión sostenible de los recursos hídricos mediante la búsqueda continua de soluciones para garantizar su uso responsable y eficiente, preservar su calidad y avanzar hacia un modelo de Economía Circular. El agua es un recurso estratégico para la Agricultura y como Empresa ligada a este sector estamos comprometidos a reducir la demanda de este recurso y minimizar nuestros impactos y los de nuestros clientes.

 

El agua es un elemento esencial que juega un papel clave en el crecimiento económico y la sostenibilidad medioambiental. Su protección y preservación se incluye en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS 6-Agua limpia y saneamiento). Es también uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el sector Agrícola. Utilizamos el agua en algunos de nuestros procesos clave, tanto en nuestras aplicaciones como en nuestras actividades de Investigación y Ensayos.

Llevamos desde 2001 realizando una gestión sostenible del agua en nuestras instalaciones, centrando nuestros esfuerzos en encontrar nuevas soluciones para minimizar el uso de este recurso natural, utilizarlo de forma más eficiente y preservar su calidad.

 

En 2012 quisimos dar un paso más y pasamos a considerar el agua como un recurso estratégico:

• Fortaleciendo la gestión local en cada actividad.

• Aplicando las mejores prácticas y estándares en todas las actividades de nuestra Empresa:

1. -Tenemos en cuenta los documentos impulsados por la Unión Europea (Best Available Techniques Reference Documents-BREFs) que establecen las Mejores Técnicas Disponibles (BAT) y sus niveles asociados de emisiones al aire y los vertidos al agua.

2. -Cumplimos con los requisitos establecidos en las Environmental Performance Practices (EPPs) sobre la calidad de los efluentes sanitarios, del agua de producción y su impacto en el entorno.

 

Tenemos muy presente la especificidad local del vector agua y necesitamos para cada centro o activo evaluar una serie de criterios clave para asegurar su gestión adecuada. Esta evaluación la hacemos a través de recursos propios que están adaptados a las necesidades de nuestro trabajo. La evaluación incluye parámetros de gestión interna de la instalación y otros externos.

 

 

AIRE

 

Trabajamos en productos más respetuosos con la calidad del aire

Conscientes de la importancia de cuidar la calidad del aire, trabajamos para suministrar a la sociedad productos cada vez más sostenibles y desarrollamos acciones para minimizar las emisiones de nuestros procesos tanto de asesoramiento como en la ejecución posterior de los trabajos y recomendaciones.

Es importante diferenciar el problema de la calidad del aire, problema local, y el del cambio climático, que es un fenómeno global. La calidad del aire se ve afectada por la concentración local de contaminantes causados en los procesos de combustión y viene determinada por el mix energético, el tamaño y densidad de las poblaciones, condiciones meteorológicas, etc. La gestión de la calidad del aire está condicionada principalmente por las emisiones de dióxido de azufre (SO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y las partículas.

Promovemos la sostenibilidad en el transporte y en el sector agrícola

 

Nuestra labor de asesoramiento se utiliza bajo la premisa de la minimización en el uso de compuestos aromáticos, esto último conlleva una importante reducción de las emisiones de componentes volátiles (COVs) a la atmósfera.

• Trabajamos con plataformas colaborativas punteras en el desarrollo de herramientas digitales de movilidad.

• Además, participamos en otras alternativas para la minimización del uso de fitosanitarios que afecten a la calidad del aire, tanto para la protección ambiental como de los aplicadores.

Apostamos también por el uso de componentes y compuestos respetuoso con el medio ambiente ya que reducen las emisiones frente a otros compuestos.

• Manejamos componentes que optimizan la flora microbiana del suelo para de esta forma evitar la pérdida de nutrientes (reducción de la huella de carbono por reducir la necesidad de abono) y su liberación al aire (óxidos de nitrógeno).

Minimizamos las emisiones de nuestras operaciones

Empleamos las más modernas tecnologías y aplicamos los estándares más exigentes para reducir las emisiones a la atmósfera en el entorno en el que operamos.

• Utilizamos en nuestros centros de trabajo pellet procedente de bosques cercanos para suministrar la energía que demandan nuestras instalaciones y procesos, evitando así el empleo de combustibles fósiles que originan en su combustión CO2, SO2 y partículas.

Reducimos las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes de las actividades agrícolas mediante la adopción de nuevas tecnologías y el control de las condiciones de operación, especialmente en el manejo de la biota del suelo.

• Disminuimos las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) a través de acciones de manejo responsable de fitosanitarios y la utilización de alternativas ecológicas y/o naturales.

 

 

 

SUELO

 

Gestionamos el suelo de forma responsable.

Desarrollamos una gestión sostenible de los recursos del suelo mediante la búsqueda continua de soluciones para garantizar su uso responsable y eficiente, preservar su calidad y avanzar hacia un modelo de Economía Circular. El suelo es un recurso estratégico para la Agricultura y como Empresa ligada a este sector estamos comprometidos a reducir la demanda de este recurso y minimizar nuestros impactos y los de nuestros clientes.

El suelo en sí es un recurso clave, por lo que evitar su degradación representa un componente crucial de la eficiencia de los recursos. El suelo también influye fuertemente en la productividad y la eficiencia en el uso de nutrientes que juega un papel clave en el crecimiento económico y la sostenibilidad medioambiental. Su protección y preservación se incluye en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS 2 - Hambre 0, ODS 3 – Salud y Bienestar, ODS 6 - Agua limpia y saneamiento, ODS 11 - Ciudades y Comunidades sostenibles, ODS 12 – Producción y Consumo responsables, ODS 13 – Acción por el Clima, ODS 15 – Vida de Ecosistemas Terrestres). Es también uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el sector Agrícola. Utilizamos el suelo en todos nuestros procesos clave, tanto en nuestro trabajo del día a día como en nuestras actividades de Investigación y Ensayos.

Llevamos desde 2001 realizando una gestión sostenible del suelo en nuestras instalaciones y trabajos, centrando nuestros esfuerzos en encontrar nuevas soluciones para mejorar el uso de este recurso natural, utilizarlo de forma más eficiente y preservar su calidad.

 

En 2007 quisimos dar un paso más y pasamos a considerar el suelo como un recurso estratégico:

• Fortaleciendo la gestión local en cada actividad.

Comprendemos el suelo como un ser vivo al que hay que preservar y cuidar.

Comprometiéndonos en la reducción del uso del cobre muy por debajo de los niveles legales más exigentes.

• Aplicando las mejores prácticas y estándares en todas las actividades de nuestra Empresa:

 

1.- Tenemos en cuenta los documentos impulsados por la Unión Europea (Best Available Techniques Reference Documents-BREFs) que establecen las Mejores Técnicas Disponibles (BAT) y los usos más adecuados del suelo.

2. - Cumplimos con los requisitos establecidos en las Environmental Performance Practices (EPPs): mantener una buena calidad del suelo es fundamental para una Agricultura eficiente en el uso de los recursos.

 

Tenemos muy presente la especificidad local del elemento suelo y necesitamos para cada centro o activo evaluar una serie de criterios clave para asegurar su gestión adecuada. Esta evaluación la hacemos a través de recursos propios que están adaptados a las necesidades de nuestro trabajo. La evaluación incluye parámetros de gestión interna de la instalación y otros externos.

 

 

BIODIVERSIDAD

 

Asumimos el respeto a la biodiversidad en nuestras actividades

Nos comprometemos a mitigar los potenciales impactos sobre la biodiversidad y los recursos que ésta nos proporciona durante la planificación y desarrollo de nuestros proyectos, planes de trabajo y operaciones.

Nos guiamos por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas en nuestras actividades y nuestras acciones están encaminadas a:

Prevenir y minimizar los impactos, así como restaurar el entorno en el que desarrollamos nuestras actividades.

Integrar la biodiversidad y la protección de ecosistemas en los sistemas de gestión y en los procesos de toma de decisión de nuestra Empresa, incluyendo las evaluaciones ambientales y sociales.

Participar en proyectos de investigación, conservación, educación y sensibilización.

Informar en materia de biodiversidad y colaborar con las comunidades y con otros grupos de interés: administraciones públicas, comunidades locales, organizaciones sociales, empresas…

• JERARQUÍA DE MITIGACIÓN

• ANALIZAR IMPACTO

• EVITAR

• MINIMIZAR

• RESTAURAR

• COMPENSAR

 

Para llevarlas a cabo contamos con nuestra normativa interna de gestión ambiental , que incluye la realización de estudios que nos aseguren que todos los potenciales impactos estén identificados, tan pronto como sea posible, en el ciclo de vida del proyecto, y que se tengan en cuenta para el diseño del mismo con el fin de prevenir y mitigar sus efectos.

Identificamos y evaluamos los impactos directos e indirectos sobre el medio natural:

Directos: molestias a la fauna, fragmentación del hábitat, modificación del paisaje y de la hidrología, contaminación de suelos y recursos hídricos.

Indirectos: impactos asociados a la creación de nuevas parcelas o nuevas plantaciones, apertura de vías de acceso, introducción accidental de especies invasoras o, en su caso, cambios en la estructura socioeconómica local.

Nuestra regulación dictamina que las ESHIAS deben realizarse para todas las nuevas operaciones o instalaciones aunque no sea requerimiento de la legislación local. La normativa contempla, entre otros aspectos, la obligación de determinar la sensibilidad del área de influencia de las operaciones y de valorar, proyecto a proyecto, si se debe operar o no en el caso de áreas sensibles.

 

ECONOMIA CIRCULAR

 

La Economía Circular es un nuevo modelo de producción y consumo basado en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos y servicios, gestionando de forma integral los recursos naturales, los procesos y los residuos generados de la actividad.

Nuestro Modelo de Sostenibilidad se apoya en la Economía Circular para lograr una mayor contribución a la sociedad, con criterios de eficiencia y transparencia y generando el menor impacto posible.

En 2016 definimos nuestra estrategia en el ámbito de la Economía Circular, aprobada por el Director de nuestra Empresa y creamos un grupo específico de trabajo. Un equipo para trabajar en el negocio y la regulación de la Economía Circular, que analiza los focos de impacto (productos, procesos y servicios) y vectores de acción (agua, suelo,energía y recursos: materias primas y residuos) del nuevo modelo y que establece los drivers y los roles de circularidad de todas las unidades implicadas en nuestra Empresa para diseñar un Plan de Acción.

Los objetivos que definimos dentro de la estrategia de Economía Circular son la eficiencia operativa, la reducción del impacto ambiental, la anticipación a la regulación y la búsqueda de fuentes alternativas competitivas.

 

 

Redefinición de materia prima

 

Incorporación de materias primas alternativas en la producción de nuestros productos.

Ejemplos: uso de residuos agrícolas para su uso como aminoácidos; residuos industriales de empresas alimentarias como aporte de materia orgánica.

 

 

 Eficiencia e innovación en procesos

 

Maximizar la reutilización de agua, minimizar los vertidos de agua e incrementar la eficiencia energética.

Ejemplos: utilización de aguas sin requerimientos de bombeo; usos alternativos de equipos convencionales de riego, uso de energía solar.

 

 

 Redefinición de residuos

 

Valorizar residuos como materia prima, producto o energía.

Ejemplos: uso de madera de poda como aporte de materia orgánica al suelo.

 

 

 

 Reconsideración de la cadena de valor

 

Búsqueda de nuevas oportunidades de negocio

Ejemplo: uso de restos vegetales, no aptos como aporte, para elaboración de pellets y leñas.

 

 

 Nuevos servicios y productos

 

Búsqueda de nuevas oportunidades de negocio.

Ejemplo: concienciación para la transformación de cultivos tradicionales en cultivos bajo la normativa ecológica, integral….

 

 

 Ecodiseño

 

Desarrollo de productos y servicios más sostenibles en su producción, uso o fin de vida.

Ejemplo: uso y manejo de vegetación autóctona en áreas o zonas residuales sin uso, sujeción de suelos en taludes, mejora paisajística con restos, piedras, arbolado....

 

 

Gestión de Residuos

 

Mejoramos la gestión de residuos a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros procesos y trabajamos en el desarrollo de la estrategia de nuestra Empresa en Economía Circular. Este nuevo modelo económico de producción y consumo convierte los residuos en nuevos recursos, frente a la tradicional economía lineal basada en extraer, fabricar y desechar.

Uno de nuestros principales retos es alcanzar la meta ‘cero residuos’ al medio ambiente y/o al vertedero. El uso de vertederos supone una pérdida de materiales y energía, además de las repercusiones que esto tiene en el suelo, en las aguas superficiales y subterráneas y en la generación de gases de efecto invernadero.

En ITC Calidad y Medio Ambiente trabajamos para reducir la generación de residuos y promover su reutilización y reciclado.

 

Actuamos para alcanzar la meta “cero residuos”.

Nos comprometemos a minimizar nuestro impacto en el medio ambiente con distintas acciones:

 

1.- Reducir la peligrosidad, reduciendo el volumen de residuos considerados como peligrosos, minimizando impactos en su gestión y aumentando la seguridad para el medio ambiente y las personas.

 

2.- Uso de productos con Residuo “cero”: los productos que no generan residuos sirven de garantía de la “no alteración” del medio físico sobre el que se realiza el trabajo.

 

3.- Respetar la jerarquía de residuos que establece la Directiva de Residuos. Minimizamos la producción de residuos, fomentamos la reutilización y el reciclaje frente a la valorización, y a su vez priorizamos esta frente al vertedero. Los principales beneficios de evitar el vertedero son:

• Ambientales, sociales y estratégicos, gracias a la reducción de la huella ambiental de nuestra Empresa mediante la optimización de procesos a lo largo de toda la cadena de valor.

• Económicos, en gestión externa y en fiscalidad.

 

4.- Elaborar un mapa extendido de residuos que, junto con los indicadores asociados, nos sirve para medir nuestro desempeño en gestión de residuos año a año, con un enfoque de mejora continua.

En el mapa clasificamos los residuos por unidad de negocio o área, tipo, ocurrencia (ordinarios / extraordinarios) y por su procedencia: los residuos que generamos pueden proceder de actividades productivas, de operaciones de mantenimiento u operaciones especiales o generados en la creación o desmantelamiento de parcelas.

También los clasificamos como peligrosos y no peligrosos en función de ciertas características como la toxicidad o la inflamabilidad y adoptamos medidas destinadas a su gestión interna fijándonos en cada una de las fases de nuestro trabajo: priorizamos la minimización en la generación de residuos y reducimos su disposición en vertedero mediante la reutilización y el reciclado, según la jerarquía establecida en las mejores prácticas de residuos.

 

5.- Establecer varias líneas de trabajo, asociadas al paquete de medidas de Economía Circular definido por la Comisión Europea. Nuestras líneas de trabajo son:

Mejorar la gestión de residuos a través de la transformación de residuos internos en materias primas y/o productos secundarios para nuestros procesos o para los de terceros.

Promocionar el reciclaje y la reutilización mediante proyectos como el reciclaje de envases o valorización del material procedente de la reparación y mantenimiento de parcelas, reciclables mecánicamente.

Aplicar nuevas tecnologías que permitan el uso de nuevos materiales que contribuirán a reducir el uso de recursos y la generación de residuos.

Usar materias primas renovables y biodegradables.

Analizar oportunidades, retos y nuevos modelos de negocio, así como el potencial de tratamiento de residuos externos.

Ecodiseño de nuevos productos para aumentar su rendimiento ambiental.

 

Prevención de derrames

 

Estamos comprometidos con el objetivo de evitar que se produzca cualquier pérdida de contención, fuga o derrame. Para ello, ponemos en marcha acciones preventivas, como la automatización y mejora de los sistemas de seguridad, el análisis de los mejores estándares del mercado y la aplicación de las mejores tecnologías disponibles. Si eventualmente se produjera algún accidente, estamos preparados para minimizar su impacto y sus consecuencias.

Damos especial importancia a la formación y entrenamiento del personal que pueda provocar derrames mediante su concienciación en prevención, preparación, respuesta y recuperación del impacto de los accidentes en su operativa diaria.

Protegemos el suelo y las aguas subterráneas

Trabajamos para prevenir y evitar la degradación del suelo atendiendo al principio básico de prevención y si fuera necesario, llevamos a cabo proyectos de remediación. Contamos con una norma interna de carácter empresarial sobre la gestión de suelos y aguas subterráneas, con una guía para la evaluación y remediación de suelos y emplazamientos contaminados.

Las técnicas de remediación que empleamos deben proteger el medio ambiente y a las personas. Además, llevan asociadas labores de control y seguimiento del tratamiento para asegurar la remediación total del área afectada.

 

© ® ITC Calidad y Medio Ambiente 2020

Prohibida la reproducción del contenido de este sitio web

Diseño Web y Maquetación: Producciones GAMORA